7 malos hábitos para adelgazar

Cuando sientas ansiedad por comer, sáciala con una pieza de fruta, agua o bien un iogur.
Adelgazar es un reto que implica muchos hábitos, mucha disciplina y fuerza de voluntad. Aunque una dieta balanceada y ciertos comestibles favorecen el perder peso, es fundamental tomar en consideración otros aspectos que influyen mucho en este proceso y que complementan la dieta para dar los resultados aguardados.

7 malos hábitos para adelgazar

Si eres de las que se la pasa todo el tiempo en el gimnasio y sostienes una dieta saludable mas no consigues conseguir el peso que quieres, probablemente estás cometiendo algún fallo en tu proceso por perder peso y por tal razón tu balanza no te afirma lo que tanto quieres conseguir. Ahora te presentamos los siete peores hábitos que puedes tener mientras que estás adelgazando; si identificas alguno de ellos posiblemente allá es donde estés fallando y más te vale comenzar a corregirlo.

Poca agua

El agua juega un papel fundamental en nuestro organismo en tanto que aparte de sostenernos hidratados, favorece ciertas funciones como la regulación del metabolismo, la supresión de toxinas y desechos que el cuerpo no precisa. Cuando no incluimos una buena cantidad de agua en la dieta, el cuerpo va a ser menos eficaz en la quema de calorías y no favorecerá la supresión de grasa para perder peso. Lo recomendado es incluir en la dieta cuando menos dos litros de agua al día.

No desayunar

Está bien que muchas dietas aconsejan consumir determinados comestibles en ayunas para activar el metabolismo y favorecer el proceso de adelgazamiento. No obstante hay quienes cometen el fallo de saltarse el desayuno solo por el hecho de haber consumido otro género de comestible anterior con el objetivo de adelgazar.Es fundamental consumir el desayuno puesto que esta comida favorece el metabolismo, da energías y te ayuda a comenzar el día de la mejor forma.

Reducir el número de comidas

Cuando se reduce el número de comidas al día se comete un grave fallo en el momento de adelgazar. Hacer solo 2 o bien 3 comidas al día rigurosamente ralentiza el metabolismo y como consecuencia no vas a tener buenos resultados. Lo idóneo es dividir las comidas en pequeñas porciones de cuatro a seis veces al día. Evidentemente la nutrición ha de ser saludable, eludiendo azúcares, exceso de sal y comestibles ricos en grasas malas.

Limitarse con los ejercicios

Estás más que claro que para conseguir buenos resultados en el momento de perder peso es fundamental conjuntar la dieta con una buena rutina de ejercicios que favorezcan el funcionamiento del metabolismo y la supresión de desechos. Hay quienes por más ejercicio que hacen no consiguen adelgazar o bien lo hacen de forma inapropiada. El fallo está en limitarse con los ejercicios y hacer solo aeróbicos, como por poner un ejemplo correr, pasear, hacer bici, entre otros muchos. Para conseguir resultados es esencial conjuntar ejercicios aeróbicos con ejercicios de musculación.ç
Comer veloz
Cuando no te tomas el tiempo preciso para masticar bien los comestibles, sentirás menos sensación de saciedad y como consecuencia quererás comer cada vez más y más. Este hábito perjudicial evita que tu organismo pueda digerir bien el alimento y como consecuencia va a ser más bastante difícil adelgazar. Del mismo modo es poco recomendado comer frente al T.V., utilizando cualquier dispositivo tecnológico, teniendo una mala postura o bien cualquier clase de distracción.

No reposar bien

Aquellas personas que no consiguen reposar bien tienden a padecer de más ansiedad y como consecuencia engordan con más sencillez. En las noches de insomnio acostumbra a alterarse la producción de las hormonas reguladoras del hambre y desearás comer más. Es esencial tener un reposo de al menor ocho horas seguidas y sin interrupciones.

Agobio

Las situaciones agobiantes son de las peores oponentes en el proceso de estimar bajar de peso. Este género de situaciones acostumbran a producir ansiedad y como consecuencia quererás comer más de lo normal y te va a ser prácticamente imposible llevar una dieta saludable. Estudios han revelado que los niveles altos de agobio acrecientan la producción de cortisol, lo que hace que el cuerpo almacene grasas en vez de suprimirlas.  Es fundamental aprender a supervisar tanto el agobio como la ansiedad que este puede generar.  Si por alguna razón te resulta ineludible eludir una situación de esta manera, la opción es aliviar la ansiedad con un comestible saludable como una botella de agua, alguna fruta o bien un yogur.

A %d blogueros les gusta esto: