Seleccionar página

¿Comes con la cabeza o con el estómago?

Todas las personas tenemos 2 maneras de comer: con la cabeza y con el estómago.

En el post de hoy te voy a hablar de cual de las 2 maneras hay que comer siempre para que no perjudique a nuestro peso, ni a nuestro estado emocional.

Comer con el estómago.

Esta manera de comer es la indicada, es la que se produce en las horas que habitualmente solemos comer, en las comidas principales, desayuno, comida y cena. Los tentempiés la mayoría de veces forman parte del “comer con la cabeza” porque es la manera que tenemos para “saciar el hambre” que es lo que llamamos “picar entre horas”.

Una manera de acertar siempre y comer con el estómago es tener una rutina de comidas. Es entendible que si trabajas, o estudias, puedes tener horarios incompatibles con la rutina pero debemos de intentar en la medida de lo posible cumplirlo porque sino finalmente pueden pasar 2 cosas: O comemos sin hambre, o comemos con prisa y ninguna de estas dos maneras son beneficiosas para tener una alimentación sana y equilibrada que nos ayude a perder peso.

Comer con la cabeza

Se habla de comer con la cabeza cuando nos dejamos llevar por las situaciones o los sentimientos para ingerir alimentos, normalmente altos en azúcar, para adquirir ese estado “temporal de felicidad” que nuestro cuerpo nos pide para intentar salir de esa sensación negativa en la que estamos sumergidas..

Un estado en el que solemos comer con la cabeza es cuando nos sentimos con “ansiedad, preocupación o estrés del día a día”. No es nada fácil no caer en la tentación de comer de esta manera, ya que anoser que conozcas muy bien tu cuerpo y tus hábitos, lo haces sin pensar, en plan, “me apetece chocolate, voy a por él y me lo tomo”. El problema viene luego cuando pasa ese “chute de bienestar” y viene “la culpa” por haberte pasado con la tableta, o con los donuts o las gominolas.

En ese momento tienes que pelear contra 2 emociones: la que tenías antes de comer, y la culpa por lo que has comido.

Una manera de evitar comer con la cabeza es sentarse, contar hasta 5, o hasta 10 e indagar dentro de tu mente si ese hambre que sientes es para luchar contra tu malestar psíquico de ese momento o porque verdaderamente tienes hambre porque es tu hora habitual de comer.

Esto no es fácil, no se consigue en el primer momento, muchas veces no queremos pararnos a conocernos, vamos al camino corto en vez de ser conscientes y decir “no, voy a tirar por el camino largo que es el que me conviene, aunque tarde más en llegar dónde quiero”.

Unas pautas para evitar comer con la cabeza y comer con el estómago

  • Pregúntate si tienes hambre o tienes necesidad de sentirte bien.
  • Sal a la calle a pasear con una amiga, con tu perro, o con unos cascos y tu música favorita.
  • Practica yoga o escucha música que te ayude a relajarte y a pensar claramente qué tipo de hambre te ronda.
  • Evitar acercarte a la despensa si compraste dulces, y por supuesto, no salir a comprarlos en caso de que te sientas sacudida por la necesidad de azúcar.
  • Contarlo. Este es súper importante. Las personas nos relacionamos por algo, siempre es bueno compartir lo que nos pasa con alguien de confianza, o en caso de que te dé pudor al principio, busca ayuda profesional, no te encierres en tí misma porque no estás sola,

¿Qué te ha parecido?¿comes con la cabeza o con el estómago? Espero que te haya gustado este post y que lo compartas en tus redes sociales para que pueda llegar a más gente.

Summary
Review Date
Author Rating
51star1star1star1star1star
A %d blogueros les gusta esto: