Seleccionar página

Cómo adelgazar sin cambiar lo que comes

Tenemos tanta información sobre perder peso que no sabemos qué camino coger a la hora de empezar a cuidarnos.

Entramos en un bucle de hacer unas cosas y otra y no siempre necesitamos empezar por cambiar la alimentación drásticamente, lo suyo, es empezar a cambiar hábitos para que cuando toque cambiar lo que comemos no se nos haga tan cuesta arriba que acabemos abandonando.

Cómo adelgazar sin cambiar lo que comes

En el post de hoy te quiero contar de qué manera puedes iniciar tu cambio de hábitos para que cuando empieces a cambiar tu alimentación no abandones a la primera de cambio.

1.- Come en platos más pequeños

Acostumbramos a comer en platos demasiado grandes y aunque tu alimentación sea bastante sana siempre nos pasamos con las raciones,  lo que piensas que puede ser 1, en realidad son 2 por lo que terminas duplicando las calorías que consumes.

Si comes en un plato de postre te asegurarás de consumir una ración acorde a lo que tu cuerpo necesita y además después de una semana, aunque comas lo mismo, habrás perdido peso.

2.- Confía en ti misma para conseguir tus objetivos

Tendemos a sabotearnos y a infravalorarnos en cada paso que damos y al querer perder peso no va a ser distinto. ¿Cuántas veces has pensado en que no lo vas a conseguir? ¿Cuántas veces te has mirado al espejo y has pensado que no merece la pena?¿Cuántas veces por estrés o ansiedad te has comido un dulce y eso te ha hundido hasta tal punto que has abandonado automaticamente tus buenos hábitos porque no te considerabas merecedora de ellos?

Es hora de cambiar esos pensamientos saboteadores que no sirven para nada.

Cambia el “no soy capaz” por el “voy a conseguirlo”, no pienses en “estos vaqueros jamás los podré lucir”, piensa mejor en “de aquí a unos meses me van a quedar estupendos” y no creas que porque un día caigas y falles va a ser así todos los días del resto de tu vida, el cambio dentro de ti es posible, sólo tienes que creértelo.

3.-  Bebe más líquidos

A la mayoría de mujeres que les pregunto sobre cuánto líquido consumen a lo largo del día… no me saben contestar de manera segura.

Unas me dicen que muy poca y otras que creen que beben 2 litros diarios… y ambas opciones seguro que son exageradas. Lo dicen así porque verdaderamente no saben cuánto beben, pero seguro menos de lo que deben.

Has podido comprobar que no me refiero a beber solamente “agua”, me he decantado por decir líquidos porque en verdad puedes consumir más cosas cómo infusiones, o aguas de sabores usando frutas, o granizadas ahora que empieza a hacer buen tiempo. Lo importante es consumir al menos 6 u 8 vasos de agua diarios. Uno antes de comer, para ayudar a que nos llenemos antes y otro después para mejorar la digestión de lo que hemos comido.

4.- Si no lo ves, no lo deseas

Tienes hambre de picoteo, vas a la despensa y…. ¿que te encuentras? ¿galletas?¿dulces?¿chocolate? Teniendo todo eso a tu alcance y a tu vista va a ser muy complicado que te resistas a comerlo.

Los primeros que comen son los ojos, cuando ves un producto como los chocolates, tu cerebro te recuerda su sabor y te hace sentir necesidad de repetir esa sensación dulce y placentera.

Lo mismo pasa si en vez de esos productos llenamos la despensa de verduras y frutas que puedes comer a cualquier hora del día, y si, digo a cualquier hora porque puedes consumirla en cualquier momento que tengas deseo de picar algo. Si comes, que sea saludable. Luego no te vas a sentir culpable por haberlo hecho como sucedería si fuera un alimento más calórico.

5.- Mastícalo que ya lo has pagado

Comemos cómo si la comida fuera robada. No la disfrutamos, ni saboreamos, ni dejamos a la saliva hacer su función de iniciar la digestión correctamente.

¿Eso que origina?  Pues que comamos más de lo debido, que no sintamos saciedad hasta que no sentimos que el pantalón nos aprieta y que tengamos digestiones lentas y poco agradables.

¿Qué hacemos para solucionar este punto? Principalmente tenemos que masticar la comida al menos 15 veces, dejemos que la sensación de saciedad nos llegue al cerebro, ya que tarda aproximadamente 20 minutos en sentirla y así nuestra digestión será más eficaz.

Siguiendo estas 5 pautas adelgazarás sin cambiar ni un ingrediente de lo que comes actualmente. Ese sería el principio del cambio…¿Qué te ha parecido? Si te ha gustado compártelo para ayudarnos mutuamente. Gracias.

Summary
Review Date
Author Rating
51star1star1star1star1star
A %d blogueros les gusta esto: