Falta de Educación

Vivimos en una sociedad en la que los porcentajes de obesidad son cada vez mayores, se practica menos ejercicio físico y la alimentación no siempre es la más adecuada y todo es por una falta de educación alimenticia. Y uno de los principales problemas, es la falta de información sobre alimentación, nutrición y deporte que existe, además de la existencia de publicidad engañosa que nos encontramos día a día. Llegados a este punto, la educación alimentaria y nutricional juega un papel fundamental para nuestro día a día; es la encargada de cambiar los malos hábitos de vida de la población en un estilo de vida saludable.

 

falta-de-educacion

Falta de educación

Para intentar disminuir este ascenso de la obesidad en la población, gran parte de nuestros objetivos deberán centrarse en los niños. Ellos son la nueva generación encargada de adquirir esos hábitos saludables porque, para ser sinceros, es muy difícil cambiar el estilo de vida de una persona adulta o anciana (aunque no imposible). Pero los niños, junto a su entorno familiar, escolar y círculos de amigos, son los encargados de crear una nueva generación que priorice el ejercicio diario y la alimentación saludable, antes que los malos estilos de vida actuales.

¿Cuál sería la manera de actuar frente a esta falta de educación?
En España, existe un programa de educación alimentaria impulsado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que se encarga de promover un estilo de vida saludable, alternando una alimentación adecuada con el ejercicio diario en los escolares. También se centra en el ámbito de las empresas y la publicidad.
Un recurso realmente bueno es la televisión. A día de hoy, los niños pasan muchas horas viendo la televisión, viendo anuncios de comida insana a todas horas. Este recurso se puede utilizar para transmitirles la información correcta y útil sobre la educación alimentaria y, llegue a más niños, en el que se informe de lo que supone una alimentación saludable, del tiempo que le tienen que dedicar a jugar o a hacer deporte e ir eliminando los anuncios de televisión que no fomenten ese estilo de vida del que estamos hablando. Se ha demostrado, que la prohibición total de anuncios publicitarios de alimentos no sanos en la televisión reduce un 2.5% el riesgo de padecer obesidad infantil. Aun así, es cierto que es muy difícil controlar los productos que se publicitan en televisión y puede que no esté totalmente a nuestro alcance el cambiar dichos anuncios.

No se trata sólo de comentar en consulta el tiempo que debemos hacer ejercicio a la semana, o de los alimentos que debemos consumir en menor o mayor cantidad; se trata de movilizar diferentes actividades o campañas (a nivel regional o poblacional) para concienciar al mayor número de personas del problema de obesidad que presenta la población.
En el caso de los niños, se pueden plantear actividades divertidas o formar escuelas-talleres en los que se introduzcan nuevos alimentos en su día a día para que los conozcan. Los niños son bastante competitivos entre ellos mismos, y esto es una ventaja para los educadores, ya que, por ejemplo, se pueden hacer actividades en las que haya un ganador y obtengan “medallas saludables”, trofeos de frutas, etc… Nuestra imaginación no debe tener límites a la hora de jugar y aprender con los niños.
En el caso de los adultos, también se pueden crear talleres de nutrición, en los que se explique la correcta alimentación de la familia, cómo hacer platos más apetecibles para los pequeños de la casa, etc. También se pueden crear cursos o talleres de cocina para sacar el máximo provecho a todos los alimentos. La educación alimentaria y nutricional es bastante efectiva en todos los colectivos.
Existe un sinfín de posibilidades para hacer ver a la población del riesgo que supone la obesidad para la salud, y además de poder cambiar esos estilos de vida que llevan a ella. Se empieza poco a poco, pero se puede llegar a abarcar a un número de personas realmente importante, todo es ponerse y hay que conseguir que cambie esa falta de educación y mejore considerablemente para nuestros futuros descendientes..

banner-libro-dieta-fácil-en-30-dias

 

Si te ha gustado este post sobre la falta de educación no olvides compartirlo en tus redes sociales favoritas

A %d blogueros les gusta esto: