Hacer ejercicio para bajar de peso es, sin duda, la decisión más acertada junto con una mejora de los hábitos alimenticios.

No es la primera vez que alguien me dice que se ha puesto a hacer ejercicio y no baja de peso. Aunque pueda parece una contradicción, es algo totalmente normal, sobre todo en las primeras semanas.

Esto es algo que desmotiva a muchos e incluso cesan la actividad al creer que no es eficaz.

Vamos a ver de manera detallada qué es lo que pasa en tu cuerpo cuando haces ejercicio y no bajas de peso.

Incluso se puede dar el caso de subir de peso.

Esto sobre todo se da en las primeras semanas de ejercicio y en personas que no están acostumbradas a hacer deporte.

Haces-ejercicio-y-no-logras-bajar-de-peso

¿Haces ejercicio y no logras bajar de peso?

Sabemos que el ejercicio contribuye a incrementar el gasto energético y por tanto permite quemar grasa y adelgazar.

Por eso parece lógico pensar que el mero hecho de empezar a hacer ejercicio acabará reflejándose en la báscula con unos kilos de menos…

Sin embargo, no siempre ocurre así.

No todo el mundo responde por igual cuando empieza a hacer ejercicio.

Es cierto que hay personas que responden muy bien y adelgazan con facilidad sin necesidad de variar sus hábitos alimentarios, pero a muchas otras, por desgracia, no les ocurre lo mismo y no solo no adelgazan sino que incluso engordan.

Existen diferentes causas.

Una puede ser que la actividad realizada sea excesivamente suave y que el esfuerzo realizado no aumente de forma significativa el gasto energético, como por ejemplo en sesiones de pilates, yoga, gimnasia o caminatas muy poco exigentes.

También es bastante común que el ejercicio despierte el apetito.

No a todo el mundo le ocurre -los hay a quienes les sucede lo contrario y tienen menos hambre-, pero es frecuente que al pasar del sedentarismo a ser más activo se tenga más apetito y tienda a comer más.

Es muy importante para conseguir realizar ejercicios para adelgazar de manera efectiva, tener presente dos puntos.

1º Cambia los hábitos de alimentación y revisa la cantidad de calorías que tomas.

Realiza como mínimo 5 pequeñas comidas al día.

Así evitarás llegar a la comida y a la cena con mucha hambre y también estarás acelerando tu metabolismo, por lo que estarás quemando más calorías sin hacer nada.

Por la tarde, a partir de las 18.00 nada de hidratos de carbonos.

Toma proteína y fibra.

Esto te ayudará a estar más saciado y sobre todo a quemar más grasa para transformar esa proteína y fibra en energía.

Sé prudente a la hora de echar comida en el plato (come en platos pequeños, así engañarás a tus sentidos) y come despacio, masticando mucho los alimentos.

Bebe un par de vasos de agua antes de las comidas.

Estos dos trucos te ayudarán a saciarte antes

2º Revisa tu manera de hacer ejercicio.

Si cuando haces spinning o cuando sales a correr o a montar en bici siempre vas al mismo ritmo, no conseguirás realizar un efectivo ejercicio para adelgazar. 

Si quieres aprovechar el ejercicio para adelgazar, tendrás que introducir distintos cambios en tus rutinas deportiva.

Conclusiones sobre empezar a hacer ejercicio y perder peso

Yo siempre digo que lo más difícil de adelgazar no es hacer ejercicio o dieta, lo más difícil es mantener la motivación el tiempo suficiente hasta que nos demos cuenta que a la larga es algo que funciona.

Que no es algo inmediato ni milagroso y que nuestro organismo necesita de tiempo para adaptarse a las nuevas situaciones que le ponemos por delante.

Aunque tu cuerpo se mantenga en el peso porque ganas masa magra, retienes más nutrientes y ganas volumen de agua, piensa que al mismo tiempo también estás perdiendo grasa, que es lo que más nos interesa en este proceso.

Llegará un punto en que las ganancias se estabilizarán y ya solo quedará perder mientras mantengamos el plan de ejercicio.

Ten en cuenta que este proceso de adaptación al ejercicio puede durar incluso un mes, por eso digo que la motivación y la paciencia son muy importantes.

Y también ir poco a poco aumentando la intensidad o duración de las sesiones de ejercicio, ya que nuestro cuerpo se hará más eficiente y no gastará las mismas calorías cuando se adapta a un tipo de ejercicio.

Adelgazar no debe ser algo inmediato, sino una carrera de fondo, donde vamos cambiando hábitos y poco a poco vamos soltando lastre, para que nuestro cuerpo asimile bien las pérdidas, sin cambios drásticos.

Perder incluso 300-500 gramos a la semana es todo un logro.

Piensa que con constancia esos números se traducirán en 15-25 kilos en un año. Sin prisa, pero sin pausa.

Si te ha gustado éste post titulado ¿haces ejercicio y no logras bajar de peso? comenta y compártelo en tus redes sociales para que tus amigos puedan verlo.

 Haces ejercicio y no lograr bajar de peso, más consejos en video

A %d blogueros les gusta esto: