Leches veganas

La leche de vaca es uno de los alimentos de origen animal más consumidos a escala mundial, pero en la actualidad está viviendo una pérdida de popularidad destacable, haciendo que se haya extendido el popular debate de si es apropiado consumir o no leche de vaca.
 
Mientras muchos nutricionistas la defiende de un modo firme, otros la desaconsejan del mismo modo, por lo que hace que la población se replanteé seguir tomando o no este alimento.
leches-veganas

 Leches veganas
Pero cuando esta duda surge, ¿cuál es la mejor alternativa a la leche de vaca?
En la actualidad, se ha extendido el consumo de alimentos veganos o de origen vegetal (o no animal), y en el caso de la leche, nos ofrecen muchas alternativas para su consumo.
 
Si os parece, vamos a ver algunas alternativas veganas de la leche de vaca.
 
Aunque, con vuestro permiso, querría matizar una cosa. Las alternativas que hoy os voy a presentar son consideradas como “leches”, pero debemos ser conscientes que no se tratan de leches en sí mismas, a pesar que tiende a ser considerada de esta forma. Lo más adecuado y correcto sería considerar estas bebidas como “bebidas de..” o “jugos de..”
Leche de soja
 
Es quizás la alternativa más popular a la leche de vaca. Se obtiene a partir de la soja y agua, y al igual que la leche de vaca, puede usarse para realizar cremas, batidos, helados, etc.
 
La soja es uno de las legumbres que puede aportarnos todos los aminoácidos esenciales para nuestro cuerpo, por lo que se digiere con facilidad y puede ayudarnos a prevenir ciertas enfermedades.
 
Nutricionalmente, carece de colesterol y tiene la mitad de grasas y calorías, aunque la misma cantidad de vitamina B que la leche de vaca, pero más hierro y vitamina D. Es una gran fuente de calcio y es apta para los intolerantes a la lactosa.
 
Aunque es una de las mejores alternativas, debemos tener en cuenta que también tiene componentes alergénicos.
 
Leche de almendras
 
La leche de almendras se obtiene a partir del molido de las almendras secas y peladas, y la posterior mezcla de estas con agua.
 
Es muy rica en fibra, tanto soluble como insoluble, ayuda a regular la absorción de azúcares y colesterol, y a bajar nos niveles de éste último y de triglicéridos y no contiene lactosa, lo cual la hace ideal para intolerantes a ella.
 
Es de fácil digestión, rica en potasio, vitamina E,  calcio y fósforo, aunque es pobre en sodio, lo cual es recomendable para personas que deban llevar una dieta baja en sodio ya sea por problemas de hipertensión o retenciones de líquidos.
 
Es una excelente alternativa para los alérgicos a la soja.
 
Leche de arroz
 
La leche de arroz se obtiene procesando el grano de arroz, y su propiedad más llamativa e interesante es su gran digestibilidad, es decir, es de muy fácil digestión, por lo que es una gran aliada para consumir cuando el cuerpo está muy revuelto y no admite ningún tipo de alimento.
 
Esta bebida nos proporciona una serie de nutrientes muy beneficiosos sin requerir grandiosos esfuerzos metabólicos por parte del organismo, por lo que es una de las opciones más recomendables.
 
Tenemos que tener en cuenta que el arroz es el cereal más consumido del mundo y nos sirve como base alimentaria en numerosas culturas y regiones, sobre todo gracias a su gran aporte de energía, a su fácil digestión y a la contribución de éste a depurar nuestro organismo gracias a la fibra (cuando es integral).
 
Esta leche no contiene gluten, por lo que está indicada para celíacos, y apta para alérgicos a la nuez, no contiene grasas saturadas y nos ayuda a reducir los niveles de colesterol.
 
Es rica en hidratos de carbono de absorción lenta, ácidos grasos esenciales, Omega-3 y Omega-6, cantidades moderadas de vitaminas del grupo B y E, y cantidades reducidas de hierro y calcio.
 
Leche de kamut
 
La leche de kamut se elabora a partir de agua, grano de trigo de kamut.
 
Es una fuente rica en selenio, el cual hace que no se oxide el colesterol por lo cual es muy recomendada si se sufre de problemas cardiovasculares.
 
Tiene una gran cantidad de hidratos de carbono complejos (lo cual dificulta su digestión), vitaminas del grupo B y E, calcio, potasio, magnesio, zinc y fósforo.
 
Sus índices de grasas y proteínas es elevado, por lo que la convierte en una bebida de gran valor energético, ideal para deportistas, niños, adolescentes y personas con una gran actividad física diaria.
 
Es una bebida que contiene gluten, por lo que no está indicada para personas celíacas, pero suele ser tolerable en personas alérgicas al trigo.
 
Leche de coco
 
No debemos confundir esta “leche”, con el agua de coco, ya que el agua no se saca de la pulpa como si ocurre con la leche, sino que está en forma líquida y natural dentro del coco.
 
Es una de las bebidas que contiene altos niveles de hidratos de carbono, por lo que la convierte en una bebida energizante, por lo que nos permite conseguir energía de un modo rápido.
 
Aunque tiene un mayor número de calorías que las demás leches veganas.
 
No tiene un alto contenido en proteínas, pero sí muchas sales minerales que ayudan a nuestro organismo a mejorar su funcionamiento. Contiene elevadas dosis de magnesio, fósforo y calcio, muy importante para remineralizar nuestros huesos y dientes.
 
Al ser una leche de sabor dulce, puede llevar a la confusión que sea alta en azúcares, pero es todo lo contrario, no presenta en altos contenidos de glucosa ni fructuosa.
 
También es rica en vitamina B12 y vitamina D.
 
Leche cáñamo

Aunque su nombre puede que nos genere otra idea, la leche de cáñamo es una alternativa perfectamente legal y saludable que las otras que os he citado.
 
Esta bebida está hecha de las semillas de cáñamo y tiene un sabor a nuez muy similar a la leche de almendras.
 
Es una gran fuente de proteínas y rica en aminoácidos esenciales, incluyendo el Omega-3. Además contiene vitaminas del grupo A, E y D, ácido fólico, magnesio, hierro, zinc, potasio, fósforo y riboflavinas, todos ellos esenciales para nuestra salud.
 
Es ideal si eres alérgico a la soja o las nueces, igual que la de arroz.
 
Hay un gran nombre de tipos de leches veganas que podemos encontrar fácilmente en nuestros comercios o en tiendas especializadas, por lo que si os parece, iré presentándoos alguna más de un modo progresivo, cómo también extendiendo la información sobre la leche de vaca y las demás leches que hoy os he presentado.
 
Antes de finalizar, quería haceros un apunte, en cuanto a las leches, todas tienen sus pros y sus contras, incluyendo la de vaca como las veganas, simplemente hay situaciones en las que nos pueden beneficiar más una o otra/s.
 
Espero que el artículo os haya sido de interés.
 
¿Conocéis más leches veganas? Animaros a compartirlas.
 
Saludos.
A %d blogueros les gusta esto: