La alcachofa es un complemento ideal para perder peso.

Es rica en fibra y nos deja digerir mejor las grasas y las sintetiza para facilitarnos su supresión
Todas sabemos cuánto cuesta bajar unos kilos cuando lo queremos.

¿Estamos condenadas a tener que pasar hambre? En lo más mínimo.

Se trata de comer un poco mejor y de mudar algún hábito de nuestra vida.

Y más aún, podemos incluso gozar con lo que comemos, de ahí que las alcachofas sean siempre una genial opción.

Descubre tres formas con nosotros. Adelgazar con alcachofa es posible

Podemos considerar la alcachofa, y sin peligro a equivocarnos, como una de las mejores plantas con propiedades medicinales para nuestra salud y nuestra belleza.

Es uno de los alimentos más depuratorios que existen, tiene la capacidad de acelerar nuestro metabolismo y es además de esto, un excelente diurético.

Cabe señalar que a menudo se dice de ella que actúa como un “quema-grasas”, mas es un detalle que no es del todo verdad.

Lo que hace la alcachofa es que nos deja digerir mejor las grasas, o sea, no las destruye, sino las sintetiza de modo que nos hace más fácil que las podamos quitar.

Otro dato que debemos tener claro es que para perder peso, no debemos limitarnos a consumir solamente alcachofas durante 2 o bien 3 semanas.

Sería un fallo imperdonable.

Las alcachofas disponen de mucha fibra, de numerosos minerales como fósforo, hierro, magnesio, calcio, potasio y excelente vitamina B1. Pero por sí mismas, no forman un alimento “exclusivo” con el que sostenernos.

Tomar alcachofa es un complemento ideal para perder peso.

Siempre que llevemos de una dieta baja en grasas y azúcares, este vegetal nos dejará, sin duda, hacer mejor las digestiones, depurar, drenar y evadir a la retención de liquidos, que además de esto estimula la producción de bilis.

Es realmente sana y muy recomendable cuando necesitamos perder peso. ¿Qué tal si aprendemos 3 modos de prepararla a fin de que nos ayude a ir rebajando kilos?

Opción 1 para perder peso con alcachofa ¿Qué necesito?

1 alcachofa cocida, que esté blandita.

dos rodajas de piña. cuatro almendras.

El jugo de medio limón.

Un vaso del agua con la que hemos cocido la alcachofa.
¿De qué forma lo hago?

Muy simple.

Puede que esta combinación te sorprenda, pero te aseguramos que es tan sabroso como saludable y efectivo para perder peso.

La piña es una fruta más que apropiada para depurar y ayudarnos a perder grasa y, al conjuntarla con un poco de limón y la alcachofa, conseguiremos acelerar aún más el efecto.

Las almendras te aportarán magnesio, genial para darte energía y cuidar a tus huesos y músculos.

Aliñará este licuefactado saludable a fin de que puedas comenzar el día del mejor modo posible.

La primera cosa que vamos a hacer va a ser cocer la alcachofa.

Una vez esté blandita, retírala pero reserva el agua.

Ahora nos marchamos a la licuadora, mezclaremos la alcachofa con la piña y las almendras para obtener un licuado fino y agradable.

Una vez lo tengas mezclado, añade el zumo de medio limón y un vaso del agua donde hemos cocinado la alcachofa.

Lo que procuramos es un licuefactado, así que procura que todos y cada uno de los ingredientes estén bien homogéneos.

¿Qué te parece?

Es ideal para tomarlo por las mañanas.

Opción 2: té de alcachofa ¿Qué necesito?

dos alcachofas.

Medio litro de agua.

El jugo de un limón.

¿Cómo lo hago?

Este es el modo más clásico de perder peso con alcachofa:

el agua que resulta de su cocción.

Es muy simple de hacer como puedes intuir, e inclusive posiblemente lo hayas probado más de una vez.

Cocina las alcachofas con el agua hasta que estén blanditas.

Lo que nos vamos a tomar a lo largo del día será esta agua.

Por su parte, la alcachofa puedes prepararla para cenar con un poco de aceite de oliva y vinagre de manzana, bien sabes que es deliciosa.

Mezcla el agua de alcachofas que hayas conseguido con el jugo de medio limón, para después tomar una taza media hora antes de las comidas.

Y recuerda, según nos afirman los expertos y diferentes estudios como el aparecido en el  The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, si consumimos cuando menos medio litro de agua fría al día, vamos a ayudar a acelerar el metabolismo hasta en un treinta por cien , y así quemaremos más calorías naturalmente.

¿Entonces? Lo mejor es poner nuestra agua de alcachofas en el refrigerador unos minutos ya antes de tomarla y de esta manera poder beneficiarnos de ello.

Opción 3 para acelerar el metabolismo ¿Qué necesito?

Una alcachofa cocida.

El agua con la que la hemos cocinado, medio vaso.

Una pizquita de pimienta roja (pimienta de cayena).

Un pellizco de jengibre.

¿De qué manera lo hago?

Bien, posiblemente al ver los ingredientes también te hayas sorprendido.

Mas este remedio es fantástico para tomarlo cuando menos 3 veces por semana en nuestras cenas.

Piensa que, por ejemplo, la cayena es el acelerador de nuestro metabolismo más efectivo que puedes localizar.

Combinado con el jengibre y la alcachofa, se levanta puesto que como un licuado único y muy efectivo para perder peso.

Lo que vamos a hacer primero es cocinar la alcachofa.

Reserva ambas cosas, tanto el agua como la hortaliza.

Ahora lo que haremos es la infusión, basta medio vaso de agua con esa pizquita de pimienta cayena con jengibre.

Permite que llegue a ebullición y que repose. ¿Listo? Perfecto.

El último paso es fácil: con la licuadora, mezcla todos los ingredientes (la alcachofa, medio vaso de agua de la decocción y nuestra infusión de pimienta cayena y jengibre).

Intenta que todo quede homogéneo.

El sabor es especial, lo sabemos, mas si lo tomas en tus cenas al menos dos o bien 3 veces por semana, va a ser espléndido para perder peso.

Cómo adelgazar con alcachofa, en video

Si te ha gustado este post de adelgazar con alcachofa no te olvides compartirlo.

A %d blogueros les gusta esto: