¿Quieres bajar de peso?¡Come manzana cada dia!

La manzana es rica en pectina, que es una fibra natural que nos ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre y facilita la supresión de grasas
Hoy día el deseo de adelgazar es una cosa que va alén de simple estética, pues se ha probado que es muy importante tener un peso saludable para gozar de una buena salud y una vida plena. El propósito de perder peso depende mucho de una nutrición equilibrada, pero por suerte hay algunos productos naturales cuyas propiedades pueden suponer un impulso extra para lograr mejores resultados.

quieres-bajar-de-peso-come-manzana-cada-dia

¿Quieres bajar de peso? ¡Come manzana cada día!

Este es el caso de la manzana que, además de ser exquisita y versátil, le aporta importantes beneficios al organismo en el momento de bajar de peso. La manzana es una fruta muy popular y recomendada en todo género de dieta ya que, aparte de prestarse para muchas recetas, también aporta al cuerpo importantes beneficios para mejorar la salud. Esta fruta es rica en vitaminas, minerales, antioxidantes y otros nutrientes esenciales que actúan como un apoyo para adelgazar sin pasar apetito o bien sufrimiento.
¿Por qué la manzana es buena para bajar de peso?

Desde hace algunos años se pudo conocer que el consumo regular de manzana en la dieta funciona como un apoyo para bajar de peso con más sencillez. Las manzanas son un alimento bajo en sodio, calorías y grasa; en lugar de eso, aporta importantes cantidades de fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes y otros nutrientes esenciales que ayudan a apresurar el metabolismo para quemar grasa con más facilidad.
Incluir esta fruta en la dieta le otorga al cuerpo mayor vitalidad y energía, ayudando a prosperar el desempeño físico y contribuyendo a una mayor quema de calorías. Además, esta fruta cuenta con una buena cantidad de enzimas que mejoran la capacidad de absorción de nutrientes para atender la necesidad del organismo. La manzana, gracias a su contenido de pectina, ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre y contribuye a la eliminación del exceso de grasa. Evidentemente todos estos beneficios solo son posibles si se complementa con una dieta balanceada y con hábitos saludables, como el ejercicio regular.
¿Cuál es la mejor manzana para bajar de peso?

Existen diferentes géneros de manzana en el mundo entero y, conforme la Escuela de Ciencias de la Nutrición de la Universidad Estatal de Washington (E.U.), los efectos bioquímicos que contribuyen a el perder peso cambian conforme la especie. Múltiples estudiosos decidieron estudiar cuál es el género de manzana qué más ayuda en la pérdida de peso examinando 7 variedades diferentes de la fruta. En el estudio se observó de qué forma los compuestos bioquímicos de la manzana actuaban sobre las bacterias intestinales en un conjunto de ratones con obesidad. El resultado determinó que la manzana verde es la que mejor actúa a la hora de asistir a bajar de peso, en comparación con variedades como Braeburn, Fuji, Gala, Golden Delicious o Red Delicious McIntosh.

Los científicos también descubrieron que sufrir un desequilibrio en la flora intestinal puede causar una inflamación crónica que puede conducir a la diabetes, mas el consumo diario de manzana verde puede disminuir el riesgo de padecerla. Unos cien gramos de manzana verde aportan solo cincuenta y tres calorías y una buena cantidad de fibra que nos ayuda a permanecer satisfechos por más tiempo.

Agua de manzana y canela para bajar de peso
Si bien existen muchas maneras de aprovechar los beneficios de las manzanas para bajar de peso, en esta ocasión deseamos contarte de qué manera puedes preparar el agua de manzana y canela, que se convertirá en un gran apoyo para tu dieta.
La manzana y la canela actúan como un impulso para el metabolismo, contribuyendo a bajar de peso velozmente. Ingredientes 1 manzana 1 ramita de canela Hielo dos litros de agua 1 jarra ¿De qué forma prepararla? Llena la mitad de la jarra con agua y, a continuación, agrégale ciertos pedazos de manzana y una varita de canela. Incorpora el hielo en ¼ de la jarra, agrégale más agua y, finalmente, déjala reposar quince minutos ya antes de servir.

A %d blogueros les gusta esto: