Selección de recetas de cremas frías

¿Buscas recetas de cremas frías? Son opciones ideales para los días de verano, cuando hace calor, o bien incluso como entrante frío rápido de hacer en casa. Te descubrimos algunas opciones riquísimas.

Si buscas recetas refrescantes para gozar en un día de verano, así sea para el almuerzo o bien para la cena, no hay duda que las cremas frías se transforman en de las mejores opciones ¿Por qué razón? No solo porque nos asisten a refrescar nuestro cuerpo, sino por el hecho de que son tremendamente ligeras.

Selección de recetas de cremas frías

Además de esto, resaltan por ser opciones nutritivas dado que podemos elaborarlas tanto con verduras, hortalizas como con frutas. Son recetas fáciles de hacer llena de vitaminas y con los nutrientes necesarios para realizar una dieta sana y equilibrada pues como hemos dicho a veces precedentes el verano es una estación que nos ofrece la ocasión de podernos cuidar también.

Con la aparición del verano los mercados se anegan de esas ricas frutas que no vemos en otra época del año, ideales para refrescarnos y también hidratarnos y de esta manera mitigar el calor veraniego.

Crema fría de tomate, cerezas y albahaca

Ingredientes:

Medio kilo de tomates.
doscientos cincuenta gramos de cerezas sin pepitas.
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
2 cucharadas de vinagre.
6 hojas de albahaca.
cincuenta ml. de vinagre de Módena.
Un pellizco de pimienta blanca molida.
Un pellizco de sal.
Elaboración:

Lavamos bien los tomates, le quitamos la piel y las semillas.

Cortamos los tomates en trozos.

Lavamos las cerezas y les quitamos las pepitas.

En el vaso de la batidora ponemos los tomates, las cerezas, el aceite, la pimienta, la sal,

y el vinagre.

Desmenuzamos todo hasta que esté bien molido.

Reservaremos en el frigo la crema de tomates unas dos horas a fin de que se enfríe.

Antes de llevar la crema a la mesa proseguimos los siguientes pasos:

Reducimos un tanto el vinagre de Módena al fuego y reducimos con fuego moderado.

Lavamos las hojas de albaca y las picamos de forma menuda.

A la hora de presentar la crema de tomate la adornaremos con un hilito de la reducción del vinagre de Módena y unas hojas picaditas de albahaca.

Crema fría de habas, jamón y picatostes

Las habas podemos o bien conseguirlas en su forma natural en vainas o recurrir a las congeladas. Las habas pequeñas o bien habitas tiernas quedan muy ricas en esta receta.

Ingredientes:

Medio kilogramo de habitas tiernas.
Medio litro de caldo de verduras.
cincuenta ml. de nata para cocinar líquida.
dos cebollas tiernas.
Un diente de ajo.
2 papas cocidas.
2 cucharadas de aceite de oliva virgen.
Sal.
Un pellizco de pimienta negra molida.
100 gramos de jamón serrano en taquitos.
Picatostes o bien coscorrones de pan frito.
Elaboración:

Ponemos agua a calentar con un poco de sal para dar un hervor a las habitas sí quizás fuesen las congeladas, teniendo en cuenta previamente descongelarlas.

Sí fueran las habitas en vainas, quitaremos las vainas y las cocinaremos con un tanto de agua y sal hasta que estén tiernas.

Escurrimos las habitas y las reservamos.

Pelamos las papas y las ponemos a cocer con agua y sal hasta el momento en que estén tiernas.

En el momento en que estén tiernas, las escurrimos.

Quitamos la piel a las cebollas y al diente de ajo y los picamos.

En el vaso de la batidora ponemos las habitas, las papas cocidas, las cebollas, el ajo, el caldo de verduras, la nata, el aceite de oliva, la sal y la pizca de pimienta negra molida.

Activamos la batidora y desmenuzamos hasta que esté todo bien molido.

Guardamos la crema en la nevera para servirla fría.

En el momento de servirla pondremos los taquitos de jamón por encima y unos pocos picatostes.

Crema fría de remolacha y huevos duros

La remolacha podemos lograrla en crudo y cocinarla hasta que esté tierna o bien recurrir a la remolacha que ya viene cocinada, bien congelada o envasada en conserva.

Ingredientes:

Medio kilogramo de remolacha cocida.
Un iogur natural.
Medio litro de caldo de verduras.
dos papas cocidas.
2 huevos duros.
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
Sal.
Un pellizco de pimienta negra molida.
Unas hojas de perejil picadito.
Elaboración:

Si optamos por la remolacha congelada, la descongelaremos y le vamos a dar un hervor poniéndola al fuego con un tanto de agua y sal.

Si acaso fuera la remolacha en conserva, abrimos el bote y la escurrimos bien.

Quitamos la piel a las papas, las lavamos y las ponemos a cocinar con un tanto de agua y sal.

Cuando las papas estén tiernas, escurrimos y reservamos.

En un cazo con agua ponemos los huevos a cocer.

Una vez que estén cocidos los dejamos enfriar, le quitamos las cascarillas y los picamos de forma menudísima y reservamos en la nevera.

En la batidora ponemos la remolacha cocida, las papas cocidas, el yogur, el caldo de verduras, el aceite de oliva, una pizca de sal, y la pizca de pimienta negra molida.

Trituramos hasta que todo resulte bien molido con consistencia cremosa.

Reservamos la crema de remolacha en la nevera a fin de que se enfríe.

Lavamos las hojas de perejil y las picamos de forma menudita.

En el momento de servir la crema de remolacha la serviremos con los huevos duros picaditos por encima.

Adornaremos también con unas hojitas de perejil picadito.

Crema fría de pepino, youghourt y hierbabuena

Para preparar esta crema podemos hacer un caldo casero de verduras o bien si quizás no disponemos de mucho tiempo o queremos hacer un primer plato refrescante y rápido podemos recurrir a los caldos de verduras industriales que ya vienen elaborados.

Ingredientes:

Medio litro de caldo de verduras.
ocho iogur naturales.
3 pepinos.
dos cebollas tiernas.
Un diente de ajo.
Un pellizco de sal.
Una pizca de pimienta negra molida.
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
El jugo de un limón.
Unas hojas de hierbabuena.
Elaboración:

Quitamos la piel a los pepinos y los cortamos en pedazos.

Quitamos la piel a las cebollas y al diente de ajo y los picamos.

En el vaso de la batidora ponemos los pepinos, las cebollas, el diente de ajo, los yogures batidos, el caldo de verduras, una pizca de sal, un pellizco de pimienta negra molida, un chorrito de aceite de oliva, el jugo de limón y batimos bien todo junto.

Preservamos la sopa fría de pepino en la nevera hasta el instante de servirla.

Lavamos las hojas de hierbabuena y las picamos de forma menudita.

A la hora de servir la crema de pepinos vamos a poner por encima el picadito de hierbabuena.

Sugerencia: Podemos dejar unos daditos de pepino reservados y acompañar con ellos la crema en el momento de comerla.

A %d blogueros les gusta esto: